(click para ampliar)

El disipador Arctic Freezer A30 es un eficiente componente para nuestro procesador que ayudará notablemente a evacuar el calor generado manteniendo un nivel de ruido extremadamente bajo. Y lo mejor de todo, un precio muy competitivo.

En este artículo detallo los pasos a seguir para instalar el disipador Arctic Freezer A30 en una placa base y hago un repaso rápido sobre las particularidades más destacables del Arctic Freezer A30 con algunas pruebas realizadas en un entorno real sobre temperaturas, rendimiento y acústica de este disipador comparándolo con el ventilador de serie que proporciona AMD.




Antes de entrar en detalles sobre las características y pruebas realizadas sobre este disipador, vamos a ver cómo sería la instalación de este componente a través del siguiente vídeo.


El modelo A30 de Arctic Freezer es exclusivo para zócalos AMD aunque tiene un modelo idéntico y específico para zócalos INTEL: el modelo I30. Ambos con idénticas características técnicas cuya única diferencia son los anclajes a la placa base.

Lo primero que llama la atención del A30 es su tamaño. Posee un ventilador de 120 mm de diámetro con rodamiento líquido (Fluid Dynamic Bearing) cuya función principal es conseguir una reducción del ruido considerable en el giro del ventilador y un tiempo de vida más prolongado que con el uso convencional de rodamientos mecánicos.

El ventilador va anclado con un marco de plástico carente de tornillos y para evitar que las pequeñas vibraciones del ventilador se transmitan al cuerpo de aluminio, y por consiguiente a la caja del ordenador, lleva unos soportes de goma. La torre del ordenador actúa como una caja de resonancia amplificando las pequeñas vibraciones convirtiéndolas en un molesto zumbido. Con estos soportes de goma se evita el molesto problema.

mini_a30-frente
(click para ampliar)


Al igual que otros ventiladores para procesador, tiene un conector PWM lo que permite que sea el ordenador quien determine la velocidad de rotación del ventilador adecuándolo a la temperatura del mismo.

Una característica muy interesante de este modelo A30 es que nos permite orientar el disipador hacia cualquier dirección para aprovechar el flujo de aire que dispongamos en nuestra torre pudiendo orientarlo hacia arriba, abajo, hacia adelante o atrás.

mini_a30-soportes
(click para ampliar)


La base del disipador está compuesta por cuatro heatpipes (tubos de cobre) que entran en contacto directo con la superficie del procesador y conduce el calor hacia el cuerpo de aluminio. El cobre es un mejor conductor del calor y por lo tanto ayudará a disipar ese calor más rápidamente hacia las aletas de aluminio.

mini_a30-base
(click para ampliar)


Las 48 aletas de aluminio son extremadamente delgadas. Con 0,5 mm de espesor permiten una buena ventilación entre ellas y el calor sea disipado con rapidez y el ventilador sea capaz de extraer todo ese calor y evacuarlo.

mini_a30-aletas
(click para ampliar)


El A30 promete disipar hasta 320W de calor generado por el procesador. Esto significa que es un buen sustituto para todos los procesadores de última generación que precisan de un potente disipador.

El ventilador es capaz de mover 126 m³ de aire (74 CFM) con un nivel sonoro mínimo.

Viene provisto con una jeringuilla de pasta térmica Arctic Cooling MX-4 que se caracteriza por la gran capacidad de disipación de calor de este componente aunque hay que aplicarlo con extremo cuidado debido a la poca cantidad de producto que contiene.

Compatible con los siguientes zócalos de AMD:
- AM2
- AM2+
- AM3
- AM3+
- FM1
- FM2

Pero vayamos a las pruebas que quizás sea lo que más te interese.

El gráfico a continuación muestra las temperaturas registradas con el disipador de serie de AMD que acompaña al procesador AMD Phenom II X4 955 Black Edition sobre el que se ha realizado las pruebas.

Bajo una temperatura ambiente de 19ºC se obtiene con el disipador de serie de AMD una temperatura de 41ºC con el ordenador en reposo, sin ejecutar ninguna tarea.

En las mismas condiciones, con el disipador Arctic Freezer A30 se registró 35ºC. Esto es una diferencia de 6ºC.

Cabe decir que la prueba se realizó en un entorno totalmente real. Es decir, un ordenador totalmente equipado y con la caja cerrada. Por lo tanto, dentro de la caja puede alcanzarse una temperatura ambiente de unos 30ºC debido al calor generado por los discos duros, tarjeta gráfica, fuente de alimentación y el chipset de la placa base por lo que es imposible poder mantener al procesador por debajo de la temperatura del interior de la caja.

Con esta aclaración, podemos decir que el Arctic Freezer A30 mantiene al procesador 5ºC por encima de la temperatura del interior de la torre del PC y el disipador de serie de AMD lo mantiene 11ºC por encima. Algo más del doble.

Si elevamos la carga del procesador al 100% poniendo a trabajar al máximo los 4 núcleos del procesador, obtenemos que el Arctic Freezer A30 mantiene al procesador con una temperatura de 65ºC mientras que el disipador de serie de AMD lo mantiene 73ºC, una temperatura crítica para un procesador que no deberíamos mantener por mucho tiempo.

graf-temperatura-procesador


Algo muy interesante de este disipador es su facultad de disipar calor con muy pocas revoluciones del ventilador. Comparándolo con el disipador de serie de AMD podemos ver grandes diferencias en la siguiente gráfica:

graf-rpm-ventilador


En la gráfica anterior se observa que en reposo el Arctic Freezer A30 trabaja a 1086 r.p.m. frente a las 3450 r.p.m del disipador AMD de serie. Y con el procesador trabajando a pleno rendimiento se obtienen 3450 r.p.m. con el Arctic Freezer frente a 6026 r.p.m. que alcanza el disipador de serie de AMD.

Otro factor muy importante a tener en cuenta es el nivel sonoro del ventilador. Un disipador que genera mucho ruido resulta muy molesto y trabajar varias horas con él puede resultar irritante. Pero este modelo en concreto es capaz de realizar perfectamente su función sin apenas generar ruido.

A continuación podrás oir y comporar por ti mismo el nivel de sonoro tanto del Arctic Freezer A30 como del disipador de serie de AMD. Las grabaciones han sido realizadas usando el mismo entorno y método de grabación.

50px 
Disipador AMD de serie
(en reposo)
Arctic Freezer A30
(en reposo)
  Disipador AMD de serie
(en full)
Arctic Freezer A30
(en full)


El único inconveniente que pudiera tener algún usuario sería su tamaño y su peso. Este disipador tiene una altura de 16,1 cm. lo que implica que la torre del ordenador debe ser generosamente ancha ya que en torres con perfiles más estrechos sería imposible su montaje.

También podría ser un inconveniente para algunos los 900 gramos que pesa este disipador. Si nuestro PC suele transportarse con frecuencia o si el lugar donde reposa el ordenador no es suficientemente estable y robusto se podría tener un percance.

Concluyendo: a grandes rasgos este disipador cumple perfectamente sus expectativas, está bien construido y con buenas terminaciones. Bajo nivel sonoro y un buen flujo de aire. Posibilidad de instalarlo orientándolo en cuatro posiciones y un precio razonable teniendo en cuenta sus competidores más cercanos en cuanto a similares características. El disipador Arctic Freezer A30 es un eficiente componente para nuestro procesador que ayudará notablemente a evacuar el calor generado manteniendo un nivel de ruido extremadamente bajo.

Sígueme

Suscríbete

Recibe todas las novedades en tu correo

copyright © bitplanet.es 2017

Todos los derechos reservados salvo contenidos que apliquen su propia licencia

aviso legal | política de privacidad | política sobre cookies