Actualmente todos tenemos en casa algún dispositivo para realizar fotografías en formato digital. Incluso teléfonos móviles que si bien hace diez años era imposible pensar que teléfono y cámara podrían estar en el mismo aparato, hoy en día sería difícil encontrar un móvil que no tuviese integrada una cámara.

Bien sea con una cámara fotográfica digital o un móvil, guardamos las instantáneas en nuestro ordenador, las retocamos, las enviamos por correo a la familia o amigos e incluso las publicamos en internet sobre plataformas como Windows Live Spaces, Facebook o Tuenti entre otros. Todo esto sin saber en qué tipo de formato se guardan y por qué, si existen otros mejores o peores, o cuál es el idóneo para desempeñar nuestra labor.

Jpg, bmp, gif, tiff, png... Hay tantos que es para volverse loco.

Aquí explicamos cuáles son los formatos gráficos más usados y sus características.

Cada formato gráfico tiene sus características propias con sus bondades y defectos. Pero a grandes rasgos se puede definir dos grupos principales: con compresión y sin compresión.

mn_PrensaToda imagen digital está compuesta por píxeles que no son más que los “puntitos” de colores diminutos que se pueden observar si ampliamos lo suficiente una imagen. Cada píxel ocupa una cantidad de bytes en el tamaño total del archivo, por lo tanto, cuantos más megapíxeles tenga nuestra fotografía más espacio ocupara en nuestro disco duro. Es por eso que un formato que admita compresión, como el jpg, reducirá notablemente el tamaño de esa imagen.

Pero los formatos de compresión tienen una contrapartida y es que reducen el tamaño de la imagen a expensas de sacrificar la calidad. En el proceso de compresión, se descarta cierta información de forma que cuanto más comprimamos la imagen, de peor calidad será. Son los llamados formato de compresión con pérdida.

jpgCabe destacar que cada vez que retocamos una imagen en un formato con pérdida, al guardarlo, estamos volviendo a comprimirlo por lo que el resultado va perdiendo calidad en cada copia. Es por eso que no es el mejor formato para edición de imágenes.

Un claro ejemplo de este tipo de formato es el jpg o, también llamado, jpeg.

Naturalmente también existen otros formatos comprimidos sin pérdida como bmp, png, tiff, gif...

Estos archivos pueden comprimirse o dejarse sin comprimir a voluntad del usuario y en ningún caso esta compresión afecta a la calidad del contenido.

bmpBmp fue concebido por Microsoft para su sistema operativo aunque actualmente cualquier sistema puede manejarlo sin problemas. Este formato continúa usándose ya que contiene toda la información de la imagen sin perder calidad pero hay que tener presente que se trata de un formato antiguo y existen otros tipos de los que se que puede sacar más partido. El siguiente formato: png, es un buen sustituto del bmp y con muchas más prestaciones.

pngPng es un formato que puede manejar altas profundidades de color: hasta 48 bits. Unos 281 trillones de colores, eso son muchísimos más de los que el ojo humano puede distinguir. Además puede contener un canal alfa para manejar transparencias. Algo así como un color transparente.

tifLas imágenes tif, o tiff, suelen usarse sobre todo en imprenta y derivados. También puede incorporar un canal alfa. Puede contener imágenes de sólo dos colores, blanco y negro, ideal para texto, escala de grises tales como fotografías en blanco y negro con tonos continuos o de color real. Por lo tanto, la relación calidad-contenido-tamaño es óptima.

gifEl formato gif merece una mención a parte. Aunque si bien es cierto que se trata de una compresión sin pérdida, esto es así siempre y cuando la imagen original tenga una profundidad de 8 bits, esto es, 256 colores. Cualquier imagen a color real que guardemos en gif será indexada a 256 colores por lo que bajo esta circunstancia se produce una pérdida de calidad en los colores.

Su tamaño es muy reducido y es posible concatenar varias imágenes y producir una animación.

rawRaw es otro formato que utilizan las cámaras fotográficas profesionales que almacena la información de la imagen tal cual la percibe el sensor de la cámara sin aplicar modificación alguna. Admiten profundidades de color muy elevadas de 36 o 48 bits y el tamaño de estos archivos son muy grandes.

Para manejar este tipo de archivos es necesario un software específico y por desgracia cada fabricante de cámara utiliza una codificación propia por lo que resulta una opción poco práctica si nuestra intención es la de compartir siendo necesaria la conversión a otro tipo de formato.

mn_coloresTambién existe una extensa variedad en otros tipos de formatos específicos de ciertos programas de diseño y edición de imágenes como PhotoShop, Paint Shop Pro o Gimp entre otros.

Estos formatos propietarios permiten guardar nuestras imágenes sin ningún tipo de pérdida de calidad e incluso incorporar varias características y capas de forma que la edición sea mucho más eficiente durante nuestro trabajo.

El inconveniente principal de estos formatos es que no puede visualizarse la imagen de forma nativa desde un teléfono móvil, un marco digital o un PC que no tenga instalado previamente el programa de edición en cuestión o de algún tipo de visualizador específico.

 

Sígueme

Suscríbete

Recibe todas las novedades en tu correo

copyright © bitplanet.es 2018

Todos los derechos reservados salvo contenidos que apliquen su propia licencia

aviso legal | política de privacidad | política sobre cookies